1.993 y 1.994

Se adquirió el primer cúter, y con este la idea de una marca diferente a Casablanca para carnes frías y fue cuando nació la marca Carnelly. El punto de la 80 se dividió en dos partes, uno para Casablanca y otro para Carnelly.

Para esa época una empresa de carnes cerró y tenían todos los equipos en bodega para la venta esta maquinaria se compro y se instaló en la 80 y con la asesoría del Sena se comenzaron hacer salchichones.

Para este momento el chorizo y la morcilla de Casablanca era de fama en Medellín y como la planta de producción quedaba en la parte de atrás del negocio, la morcilla salía caliente directamente al punto de venta y a nuestros clientes.

Por otro lado Carnelly amplió su portafolio de productos y además de producir salchichón, hacía pastel de verduras, albondigón y otros productos para Casablanca como perniles, lomos y jamón.

1.994: La producción aumentó de manera considerables y la planta se estaba quedando pequeña, entonces se compró una propiedad en San Joaquín en la carrera 43 con la 68, esta era anteriormente la sede de Fadegan.

Aquí se compro el primer cutter grande cato de 40 lts, una embutidora vemog, y clipadora y otros equipos que hicieron el crecimiento de la empresa posible

Se decidió poner en la avenida oriental como pioneros un punto de venta  de Carnelly con un concepto de carnes frías al detal donde se podía comprar desde una salchicha hasta una tajada de mortadela.

Entre 1.993 y 1.996 se pusieron puntos de venta de Carnelly en Ayacucho, La Oriental y Carabobo gracias al éxito del primer Carnelly.

Aquí nació el concepto de venta de carnes frías en negocios propios, dada la dificultad para codificar en cadena.

Se hizo un negocio con Comfama y se obtuvo lineario y concesiones, al negocio le fue muy bien. Fue el primer almacén de cadena donde Carnelly tuvo presencia.